Imagen de Anónimo

Login


Lo mejor del 2015

Por todo lo alto.

Es un honor para nosotros poder compartir una vez más nuestro reconocimiento a los que consideramos los mejores trabajos del año en el rock nacional.

Este año vimos un leve decrecimiento en la cantidad de producciones discográficas que vieron la luz; sin embargo salieron trabajos muy importantes y de altísima calidad, así como nuevas propuestas musicales y proyectos en el medio.

En ciertas categorías hubo ganadores claros; en otras la competencia fue más reñida. Al igual que el año pasado, hicimos nuestras propias selecciones, basados en los votos de varios de nuestros colaboradores más cercanos. Además, para cada categoria tuvimos también un premio del público, elegido por nuestros lectores en nuestra página de Facebook.

No está de más aclarar siempre que esto es simplemente la opinión inevitablemente subjetiva de un grupo de fiebres de la escena. La intención es compartir nuestro sincero reconocimiento a quienes creemos que han realizado trabajos sobresalientes a lo largo del año. Nos encantaría también leer sus opiniones y saber cuáles fueron sus favoritos personales.

+ + +

Debut del año

Magpie Jay

Imagen

La movida local no para de crecer. Este año fueron muchos los proyectos y bandas que finalmente sacaron la cabeza sobre la superficie, abriéndose espacio entre la multitud. Magpie Jay fue sin duda la banda insigne entre las nuevas propuestas que dieron de qué hablar durante el 2015. Llamaron poderosamente la atención con su primer y arriesgado sencillo, “Sexy Sinister Sex”, el cuál precedió al lanzamiento de su LP, Monte Claro. Su presentación se dio a recinto lleno en el Jazz Café Escazú lo cual fue augurio de buenas cosas por venir.

Durante todo el año, el trabajo de la agrupación escazuceña fue constante y sonante. Dieron múltiples conciertos dentro y fuera de la ciudad capital donde sorprendieron con sus presentaciones en vivo. Como si fuera poco, se arriesgaron a presentar el video para su segundo sencillo, “Today’s Conversation” en el Lucernario de El Steinvorth (aka “la parte de abajo”), lo cual por sí solo es una movida audaz para una banda nueva. El espacio se llenó a cabalidad.

Con dos videos musicales en un año (uno de ellos animado), un LP de fina producción, un fanbase creciente y una sólida presencia en vivo, Magpie Jay se consolidó a nuestro criterio como la mejor banda nueva del año. No podemos esperar qué más traerá el futuro para este cuarteto que desde el día uno se nota completamente comprometido con su música y su propuesta.

— René Montiel

Nominados:

  • Hijos
  • Pranz
  • Achará

Premio del público: Magpie Jay

El trabajo de Magpie Jay impresionó tanto dentro de oficinas de 89dB como afuera de ellas. Bien plantada la corona y va el reconocimiento por partida doble. ¡Salud!

 

Proyecto del año

Radio Nacional

Imagen

En mayo, la noticia de que Radio Nacional del Sinart (101.5 FM )dedicaría su programación totalmente a música costarricense sacudió las redes sociales. Fue una decisión inédita, en medio de un año en el que los músicos se han agremiado para buscar más reconocimiento por parte del Estado. Esta no era una de sus demandas, pero la sorpresa fue bien recibida por todo el sector.

La radio tomó la etiqueta de música costarricense y la planteó como una gran sombrilla en la que cabría todo género y lengua: la primer canción que sonó fue “Kabulur i'shú ki”, un canto bribrí.

Es común que en Radio Nacional se hable de temas de política sin la necesidad de tener que ir a comerciales, pero esto piensa cambiarse. Randall Vega, director de la emisora, dice que se pretende reducir las partes habladas para darle más protagonismo a la música.

La parrilla de programas también fue actualizada y es así como nombres como Fo León (Perra Pop.) y Warren Ulloa (Literofilia) son parte de las voces que renovarán la emisora.

Radio Nacional planteó un nuevo paradigma para los medios tradicionales y da la oportunidad a una nueva generación de amantes de la música de escuchar (y descubrir) a sus bandas under preferidas en las frecuencias del FM. Es una inyección de cultura alternativa a un Sinart que no ponía tanta atención al indie desde que Las Robertas tocó en Antorcha; la actualización necesaria que no sabíamos que necesitábamos.

— Carlox Soto

Premio del público: Perra Pop. Presenta

Imagen

Hacer un concierto implica despicharse la cabeza, todas las veces. Estar detrás de las bandas, hacer afiches, promocionarlo en cuanto lugar se pueda, juntarse con la gente adecuada, pensar en función del recinto, de los artistas y del público... y cruzar los dedos. También implica jugar con las propias reglas, no repetir lo que se odia de otros conciertos, ver la prueba de sonido y emocionarse por una canción que luego va a sonar de nuevo, y observar al público interactuando con la esfera musical que se propone. En síntesis, hacer un concierto es agotador pero también retribuye.

Ahora, imagínese hacer un concierto todas las semanas, durante ocho meses consecutivos.

No hay que ser un erudito para afirmar que los proyectos relacionados a la música en Costa Rica no suelen ser constantes, no operan a la escala de la pequeña escena alternativa local, no buscan que el músico siempre gane y normalmente se ceban en unos cuantos meses, pero Perra Pop. llegó para derribar esos muros. Desde finales de abril (con su primer concierto), la promotora no ha cesado su ocupación de una sala larga en El Lobo Estepario, en San José, produciendo conciertos semanales con capacidad para 75 personas y sonido de lujo.

Las escenas reducidas o no tan frecuentemente citadas, como esta, se benefician de espacios acogedores para conciertos, en los que haya una relación frontal con la audiencia y por lo tanto mayor compenetración con la música. Este año dieron memorables conciertos en Perra Pop. bandas como Monte, Los Acetatos, vicepresidente, Seka, Glaciar, Los Waldners, Los Reverbs, 11:11, Kaiser Moon, Erth, Las Robertas, Polyfusión y The Wiesengrund Project, y la productora también ha ofrecido conciertos en Zarcero y El Sótano.

Perra Pop. echa a andar gracias al teje y maneje de Fo León, quien también escribe textos muy enteros sobre las bandas que tocan en los conciertos, siempre brindando información difícil de encontrar en otros lugares. Su mano derecha es Canfín Finees (de bandas como 11:11 y Polyfusión), quien aporta el sonido. El Lobo Estepario sin duda volvió a ser parte del léxico de la movida, cosa que no había pasado desde su mudanza a Avenida Segunda.

Quedamos, entonces, a la espera de una agenda nutrida y constante de la promotora para 2016, para que la pregunta de los jueves siempre sea: “¿Va a Perra Pop. hoy, mae?

— Alessandro Solís

 

Concierto del año

Niño Koi - Resurrectio

Imagen

No existió, en mi 2015, hora y media que me hiciera más feliz que el regreso a escenarios de Niño Koi.

De memoria nos sabemos lo básico: la banda se tomó un descanso de dos años que por momentos pareció definitivo; luego, un buen día, estrenaron un sencillo nuevo y anunciaron su resurrección.

No fue un concierto perfecto –ninguno de la banda lo ha sido–, ni gigantesco en su convocatoria o su paranafernalia.

Pero sí fue uno enérgico e intenso, una bomba atómica que reventó el Hoxton durante 90 minutos, más o menos.

Desde entonces, Niño Koi ha realizado un puñado de conciertos que, aunque se han disfrutado –yo solo me he perdido uno–, no han sido tan memorables. Resurrectio –así se tituló el chivo con que la banda volvió a acción– tuvo épica, mística, errores que, dentro de la magia de aquella noche, resultaron piezas memorables de su retorno.

Lo más importante de esa noche de setiembre, sin embargo, no ocurrió en el bar sino que vino después, con las semanas, con los meses, con los nuevos chivos: Niño Koi volvió y no piensa irse a ninguna parte.

– Danny Brenes

Nominados:

  • Floriatón III
  • Despedida de Zópilot!
  • Campaña para Overseas

Premio del público: Despedida de Zópilot!

En todo sistema —dígase biológico, social, económico, o cultural— hay cambios evolutivos y paulatinos; en todos ellos la selección natural se convierte en una regla.

El 2015 fue un muy buen año para la música costarricense y para su público. De escalón en escalón, en menos de 365 días el país subió su nivel de producción y esto se pudo lograr porque muchas bandas nacionales ya cuentan con el nivel para dar un espectáculo que no tengamos que estigmatizar como de de tercer mundo.

A pesar de que fue un excelente año, muchos grupos se alejaron de la escena y cerraron su ciclo, entre ellos Zópilot!. Su salida se dio con un concierto lleno de sentimentalismo, estimulación, profesionalismo, tacto, contemporaneidad y arraigo a su público. Dijeron adiós como unos verdaderos titanes, demostrando que en Costa Rica se pueden hacer cosas de alto calibre y dando espacio a nuevas propuestas; o mejor dicho, siguiendo el ciclo de la selección natural.

– Bonuska

 

Video del año

11:11 - “Jumpin Jax”

Imagen

Los que están familiarizados con la obra de 11:11 y de su líder y vocalista Andrés Calvo, sabrán reconocer el espíritu "DIY" (digamos, auto producido) que permea su arte y su trabajo. Desde las producciones audiovisuales que ha realizado a través de los años como complemento a su proyecto musical, hasta detalles pequeños como la gran cortina de CDs que les ha servido de fondo en más de una ocasión. 11:11 siempre ha sido de agarrar las cosas y hacerlas con las propias manos.

Para el videoclip de “Jumpin Jax”, la banda subió el nivel y reclutó a Esteban Zavala de La Comuna, quien lo grabó magistralmente en una sola toma continua a través de la cual el tiempo se expande y contrae para hacer que todo calce a la perfección. El resto de la magia ocurrió de la mano de JP Castromora, quien estuvo a cargo de la animación y posproducción. Todo está sumamente bien ejecutado y el resultado es muy profesional.

Pero es en la combinación de ambas partes donde realmente sucede la magia. El resultado final es un video de gran calidad, impecable en ejecución; de eso no cabe duda. Pero lo que lo hace hermoso y especial es que además está lleno de ese espíritu independiente tan característico de de 11:11, que se manifiesta en todas partes: la locación del video, que es la casa y oficina de Andrés; las muchas caras conocidas que se ven en la fiesta, que son amigos de la banda; las luces que inundan el lugar y crean un ambiente realmente especial; y sí, hasta la cortina de CDs.

— Adrián Pauly

Nominados:

  • Alphabetics - “25”
  • Hijos - “La playa”
  • Magpie Jay - “Today's Conversation”

Premio del público: Alphabetics - “25”

No es primera vez que un video musical de origen universitario sacude el canasto del audiovisual criollo. Ya en su momento “Sexy Sinister Sex” de Magpie Jay (también en esta lista como Debut del año) había dado de qué hablar, tratándose de una confección salida de la UCR, banderazo de salida para la productora Bangbangbang.

25” de Alphabetics también fue un esfuerzo que surgió de las aulas en San Pedro. Bajo la dirección de Andrés Madrigal se sumaron un equipo de más de diez personas, occho actores y un gran puñado de extras, todos trabajando al unísono para lograr una pulida propuesta visual que además apostó por ser sumamente ambiciosa.

Ubicándose en un agrio futuro (¡2078, d.C.!), el calentamiento global ya está haciendo estragos en esta suiza y por si fuera poco, la gente se desintegra al cumplir 25 años. El corto nos lleva por el recorrido de tres vidas durante ese vertiginoso día en el que para muchos apenas empieza la vida pero, en este amargo escenario, para ellos termina. La selección de locaciones, fotografía, actuaciones, dirección y efectos especiales hicieron de esta propuesta la más votada entre nuestro panel. Better watch your back!

— René Montiel

 

Portada del año

Magpie Jay - Monte Claro

Imagen

Tendría que decir, en primer lugar, que no soy fan de la banda. Su música, he podido comprobar con un par de escuchas a Monte Claro, su álbum debut, y un único concierto, no es para mí y todo bien con eso: a la banda le sobra audiencia.

Eso sí, hubo una razón primordial para que yo decidiera escuchar ese disco y créanme que no se trató de un deseo de mantenerme al tanto con la escena de la música josefina. No, fue algo mucho más básico y, sin duda, superficial: maes, ¡qué nivel de portada!

El cielo límpido de fondo es el marco perfecto para esa combinación extraña y magnífica de varios edificios icónicos del centro de San José, que parecen unirse en un abrazo que de golpe me remitió a la orgía cósmica que ocurre a mitad de la primera temporada de Sense8. La imagen —obra de Felipe Apéstegui, guitarrista de la banda y además arquitecto— se convierte sin duda en una de las portadas más icónicas en años recientes.

Esto de juzgar a un libro por su portada no siempre es válido porque, a fin de cuentas, la primera impresión siempre tiene peso: en mi caso, la cubierta de Monte Claro me llevó a escuchar a una banda que, de otra forma, no hubiera pasado por mis oídos. ¿No es esa, a fin de cuentas, la misión principal de cualquier portada?

— Danny Brenes

Nominados:

  • Erth - B
  • Glaciares - Valles temporales
  • Señorita Abril - ImproviSesiones con ElectroJuguetitos

Premio del público: Glaciares - Valles temporales

Imagen

Glaciares se estrenó de gran forma el año pasado, llegando a recibir el reconocimiento del público como debut del año. Inicialmente el proyecto musical de Arío Rojas, ha pasado por transformaciones de todo tipo; pasando a ser una banda con alineación establecida e incluso modificando levemente su nombre.

Valles temporales es su segundo EP; el nombre surgió de un viaje de Arío a Noruega, en el que sobrevoló una zona de valles congelados temporales, que cambiaban durante el verano. Él vio reflejado en ese concepto la ideología de la banda: la naturaleza cambiante de la vida, la felicidad en lo espontáneo y la dualidad entre la melancolía y la evolución personal.

El arte estuvo a cargo de Daniel Chaves, quien además de ser guitarrista de la banda, es diseñador gráfico y fotógrafo conceptual. Daniel explica que musicalmente el EP le evocó un concepto visual “verduzco, azulezco, montañoso y orgánico; agua, aire y tierra; algo natural,” que finalmente logró plasmar inspirado en la técnica de exposiciones múltiples. Pueden ver más del trabajo de Daniel en su Instagram.

— Adrián Pauly

 

EP del año

Monte - El otro mundo

Imagen

Hay tres cosas que son seguras con Monte: una percusión magistral, el minimalismo exagerado con el que la banda encara el resto de la composición, y su dialéctica de constante transformación, rasgo que en este grupo es verbo y no sustantivo. Por eso, y por otros aspectos que mencionaré luego, es que El otro mundo engloba el mejor año de Monte en todo sentido. Para los fans, es un momento enmarcado; para otros, es la puerta de entrada a una de las bandas más dinámicas de la escena alternativa costarricense.

Durante los últimos cuatro años, el otrora dúo y ahora trío ha aullado con distinguible cadencia, en constante composición y registro, y con un ciclo continuo de presentaciones en vivo, siempre presente y siempre cambiante. Ha sido un camino ascendiente hacia una etapa en la que ha pasado una de dos cosas: o su música ha mudado a un sonido más amplio, o hay más personas apreciándola. (Puede que hayan pasado ambas cosas.)

Los conciertos de Monte empezaron a tener otro sabor desde finales de 2014, y en cuenta habían muchas canciones que todavía no habían sido publicadas. Fue una larga espera hasta El otro mundo, que salió a mediados de 2015 y que incluía piezas que ya eran fijas en el repertorio de la banda. Hace unos días, Monte ofreció su último concierto en un lapso incalculable, pues el baterista Franco Valenciano se irá a estudiar a otro país. Es el fin de una era.

Las canciones que escuchamos en vivo durante todo este año quedaron en El otro mundo y en otros lanzamientos próximos, y la gran mayoría reflejan una brega que lleva a composiciones y arreglos más poperos, con elementos de rock clásico y siempre dentro del marco de la sencillez con apropiada interpretación. A diferencia del EP debut homónimo, de 2011, El otro mundo evita las secuencias ambientales entre y durante canciones, y le da mayor protagonismo a los instrumentos, lo que naturalmente hace más digerible el material.

El estudio de grabación como una herramienta fue clave en la producción del disco. Y, aunque la falta de interludios sonoros alimenta la sensación de que se trata de una colección de piezas más que de un disco interconectado (como es el caso de Monte), pesa más el hecho de que se trata de cinco canciones en menos de veinte minutos, y que todas son buenas.

Si bien la cohesión entre canciones a veces se pierde, existe consistencia conceptual. El disco empieza con "La luz del día", que con dos versos y dos acordes evoca a un tris de advenimiento de la luz. Es lo mismo que “Hola”, en el sentido de que hay un cierto asombro en las voces y las imágenes mentales que provoca la canción. En medio está “El descenso de los voladores”, que en su verso final sugiere que “enciendan las luces en las cuevas / no todo es como recuerdan” y remata con un golpe bajo a la nostalgia y al ’todo tiempo pasado fue mejor'. Y, porque todo está conectado, también está “Cuevas”, donde hacen falta luces y donde "las conquistas no son de los que se van, y nos vamos siempre.

Al final, con "Patrulla reina para siempre", la música y la letra dilucidan una tregua con el ciclo de la vida: un apretón de manos entre la incertidumbre de la existencia y “el otro mundo”, el de los árboles y la tierra con el que interactúan los músicos en la portada; el mundo que sigue funcionando con o sin nosotros, y a pesar de nosotros. El hogar al que todos regresamos cuando morimos y sobre nuestros cuerpos enterrados medra la flora.

— Alessandro Solís

Nominados:

  • Bird & Fish - Islands
  • Patterns - Shout
  • Vicepresidente - Antes de huir

Premio del público: Monte - El otro mundo

No hay más que decir. Poné play.

 

LP del año

Alphabetics - Animal Planets

Imagen

Mucho ha pasado para Alphabetics desde que su EP debut Selfdestructive los puso en el mapa a principios del 2012. A pesar de que en ese momento ninguno de sus integrantes era novato en la escena, sí estaban todavía en las primeras etapas de probar lo que podían lograr juntos como banda.

Dos años después, con una innumerable cantidad de horas-tarima a su haber y una sólida base de seguidores, se vieron frente a frente con una pesada responsabilidad: cumplir las expectativas que ellos mismos crearon para sus fans, habiéndose convertido en una de las bandas insignes de la actual escena rockera alternativa costarricense.

Así, Animal Planets llegó como uno de los álbumes más esperados del año. En parte ya sabíamos lo que venía, pues temas como “Paint Paint Paint”, “Collapsing” y “Year of the Rabbit” son parte del repertorio en vivo de la banda desde hace mucho.

La barra estaba bien alto y Alphabetics cumplió, con un álbum sólido de diez temas que abarcan diferentes estilos y grados de intensidad, como lo sensual y sutil de “Supernova”; el pop brillante de “25” o la intensidad urgente de “Disappear”, que dan testimonio de lo que es capaz la banda. Marcos Monnerat, quien grabó y co produjo el disco, logró un excelente resultado en la difícil tarea de capturar en estudio la energía que proyecta en vivo una banda tan dinámica. En dos platos: valió la pena la espera.

— Adrián Pauly

Nominados:

  • Magpie Jay - Monte Claro
  • Erth - B
  • Un Rojo - Reborn

Premio del público: Magpie Jay - Monte Claro / Erth - b

Imagen

Cuando pedimos votos entre nuestros seguidores en Facebook para definir el LP del año, pasó algo que no había pasado antes: un empate. Hicimos un segundo llamado para un desempate, pero no nos preocupamos en contar los nuevos votos: con ojearlos fue suficiente para darnos cuenta de que ambos bandos seguían intensos votando por su favorito y que ambos discos merecen compartir la mención.

Es curioso (y dichoso) que Monte Claro y b aparezcan así, uno al lado del otro, porque no podrían ser discos más diferentes. Uno es pop rock fresco y amistoso, el otro es jazz psicodélico progresivo; en uno juega un papel importantísimo la habilidad vocal del cantante, el otro es casi totalmente instrumental. Los públicos meta de uno y otro son diametralmente opuestos, pero ambos se manifestaron con igual fuerza. Ambas producciones están al tope de sus respectivos segmentos.

Monte Claro es un álbum que, sobre todo, pone en evidencia el potencial de una banda nueva. Es abrir la puerta de un patadón; algo que la gente presente en el cuarto no puede ignorar. El álbum pone las cartas sobre la mesa y dice: esto es Magpie Jay. Es rock, groove, funk, blues; es instrumentación con destreza y producción impecable con una buena dosis de sensibilidad pop. El álbum logró, en conjunto con una serie de presentaciones sólidas, cementar a la banda como uno de los principales protagonistas de la escena del rock alternativo actual, en menos de un año.

Ahora, b. Decir que es un disco apto para todos sería mentir descaradamente. b no sentaría bien con cualquier persona, pero no es ni necesario que lo haga ni parece ser una de las pretensiones de Erth. Más allá de eso, el álbum es como una sábana hexagonal en la que se vierten figuras, patrones, sonidos y colores que a veces parece imposible que hayan convivido antes de Erth, y es por eso que destaca. No existe otra forma de escuchar esta música si no es escuchando a Erth.

Construido sobre raíces de música progresiva y generalmente armado a punta de composiciones cortas y enérgicas, este álbum no puede definirse dentro de un género específico, pues se columpia entre tantos sonidos disímiles que termina por convertirse en un batido impar. Y así como unos toman batidos de apio y otros de mora, algunos escuchamos b y no encontramos manera de decir "meh".

 

Canción del año

Colornoise - “Amalie”

Imagen

Seis años de ser parte de este conteo y es la primera vez que canción del año tiene contendientes claros. Los singles tomaron fuerza como formato en la escena indie y así no solo fue más fácil escoger, sino que el público pudo tener adelantos de en qué trabajan sus músicos favoritos.

Amalie” no es el primer single de Colornoise, pero sí es la primera inclusión de Mari Navarro en una grabación, quien se encarga de aportar guitarras, sintes y batería electrónicas. El primer single de Colornoise fue “Indoors”, una canción potente que menciono para efectos de contraste: donde antes había una guitarra, una voz y una batería a todo volumen, ahora hay respiros, tiempo para asimilar.

Amalie” es nuestra canción del año porque apenas la escuchamos, entendimos que Colornoise se preparaba para una nueva etapa. Es como un ensueño con la esencia de Colornoise, la potencia y la voz que nos atrajo desde el inicio. La letra y la instrumentación son los mejores trabajos del grupo a la fecha.

— Carlox Soto

Nominados:

  • Hijos - “La playa”
  • Achará - “Sierpiente”
  • Niño Koi - “Logos, Pathos, Ethos”

Premio del público: Colornoise - “Amalie”

El público habló y sus palabras hicieron eco a las nuestras. No estamos solos; la voz es unánime: “Amalie” fue la canción del año.

 

Artista del año

Un Rojo

Imagen

Esta es la primera banda de reggae que se corona en nuestro conteo del año y no hay mucho qué cuestionar. ¿Conciertos exitosos en Liberia, Escazú, La Guácima, Sarapiquí, San Ramón y San José? Check. ¿Gira por Argentina de dos semanas para presentar un nuevo disco? Check. ¿Canciones memorables en un disco bien producido? Check. ¿Show en vivo bien preparado donde todo esto se defiende? Oh sí.

Tras doce años de estar tocando guitarras a contratiempo y de cantarle a la vida, éste fue el año de Un Rojo, por la sencilla razón de que hicieron de excelente manera lo que saben hacer. Y lo disfrutaron tanto como nosotros, claro está; todos los integrantes de Un Rojo dan el mejor show que pueden y eso lo sabe cualquiera que los vea tocando cinco minutos.

El título del nuevo disco, Reborn, es la forma adecuada de presentar la nueva etapa de la banda. Allí la voz de Jaguar canta sobre renacer cada día, mientras que la de Kumary Sawyers se roba el show en canciones como “Sodoma” y “Corre”.

Es difícil explicarlo sin caer en el lugar común de la buena vibra, pero lo que hace Un Rojo es especial. Tiene música que invita, que cambia el ambiente de inmediato; el sonido recuerda inmediatamente a los grandes del reggae, pero al mismo tiempo , escribe una nueva historia. Cualquiera que ame la música sabrá apreciar eso.

— Carlox Soto

Nominados:

  • 424
  • Monte
  • Patterns
  • Raido

Premio del público: Patterns

Imagen

Los cambios que tuvo que afrontar Patterns el año pasado fueron tan fuertes que fácil podrían haber descarrilado a más de una banda. Pero la motivación y el talento que ha impulsado al grupo desde sus inicios sigue intacto; se reincorporaron en tiempo récord y cerraron el 2014 con alineación nueva, sencillo nuevo, muchas promesas para el 2015 y hasta este mismo Premio del público como artista del año en 89decibeles.

Las promesas para el 2015 se materializaron y la banda siguió adelante a paso firme. Tocaron en una buena cantidad de festivales y conciertos importantes en suelo nacional; hicieron una pequeña gira por California; lanzaron su primera producción con la alineación actual: el EP Shout, que a su vez fue precedido por el sencillo y video del mismo nombre, el cual coronó la lista de ventas de iTunes en Costa Rica desde su etapa de preventa.

En resumen: el 2015 fue el año en el que Patterns demostró que es mucho más grande que las turbulencias y que sigue bien plantado en su posición de privilegio como uno de los grupos nacionales más importantes de la actualidad.

— Adrián Pauly

4849 lecturas

1 comentario

Un poco desierto de comentarios pero se le agradece que se siga usando la web original para este tipo de recuentos.  

 

Imagen de davok
Desconectado
Empezó: 28 Mar 2011
Karma: 91