Login

Imagen de Anónimo

Imágenes para inquietar

Blog de la comunidad

Las opiniones emitidas en este blog pertenecen a su autor y son independientes del contenido editorial de 89decibeles.

Museos del Banco Central le invita a una exhibición excepcional.

El arte de reinventar el sentido de las imágenes e inquietar las miradas de los observadores se conjugan en un recorrido por los 30 años de producción artística de José Miguel Rojas González. Sus obras son difíciles de callar: cuestionan, polemizan, provocan y hacen reaccionar las profundas fibras del ser humano.

Rojas se aprovecha del bombardeo de imágenes que han sido parte de su realidad- noticias diarias, la historia centroamericana de las últimas tres décadas, el arte occidental, el cine, la literatura y la cultura de masas- para retratar asuntos sociales y existenciales que permanecen vigentes.

De esta inmersión en su basto imaginario, nacen obras que interponen, deforman, combinan o reconstruyen rostros y cuerpos conocidos o desconocidos. Aparecen personajes goyescos, líderes políticos y religiosos, referentes de Velázquez, la “Sele” de fútbol, Marilyn Monroe, Madonna, el Che Guevara, entre muchos más.

Las diversas escenas que ellos protagonizan dan cabida a un sinnúmero de lecturas que pueden articularse bajo un tema recurrente: la existencia humana como un juego donde unos son perdedores y otros ganadores. Esta es la aproximación que sugiere María José Monge, curadora de la exhibición Juego Sucio, muestra que, por primera vez, hace un acercamiento a la totalidad de su producción e incluye 50 obras significativas del trabajo del artista.

Monroe José Miguel Rojas

Los Museos del Banco Central albergarán esta exhibición del 12 de junio al 12 de octubre, así como una serie de conversatorios, talleres y charlas que permitirán al público adentrarse en las diversas dimensiones de la condición humana que abarca el artista.

La muestra se divide en tres ejes que agrupan a las obras según elementos comunes de forma y contenido.

El primero de ellos se llama Sin eco en otro cuerpo y reúne pinturas que confrontan al ser humano consigo mismo o con otros. Retratos de parejas, autorretratos e íconos de la cultura pop se convierten en cuerpos desolados o unidos, violentados o amorosos. Todos juegan a ganar o perder ante la fragilidad de su existencia.

El rostro de la violencia es el nombre del segundo eje. Este conjunto de obras muestra a los visitantes decenas de rostros de víctimas o victimarios de la violencia originada por las estructuras de poder político, religioso, económico y hasta cultural. Rojas se vale del bombardeo de noticias de los últimos 30 años, de la iconografía religiosa y de sus referentes del arte occidental para denunciar los diferentes niveles de violencia humana.

Finalmente, se revela otra faceta del artista en el eje titulado La imagen subvertida. Aquí, caras conocidas o desconocidas revelan la exploración de Rojas en torno a la construcción de la imagen. A partir de sus referentes reinventa las imágenes y les da una identidad propia, lejana de lo bello y orientado a lo grotesco.

La exhibición se acompaña de una publicación que amplía la lectura acerca de la profusa producción del artista. En su contenido el lector podrá acercarse a un análisis de las obras más relevantes y los múltiples referentes que dan sentido a la propuesta del artista.

Sasha