Imagen de Anónimo

Login


Latido América #334: Manns y Cafrune

80 años de Patricio Manns y Jorge Cafrune

 

Sus historias se entretejen como hilos de un mismo poncho. Ambos nacieron en agosto de 1937, al sur del continente, apenas separados por esa frontera ficticia entre Argentina y Chile. Su ascendencia se remontaba a tierras lejanas: de medio oriente, en Siria y Líbano uno, el otro del centro de Europa, en Francia, Suiza y Alemania.

Con su guitarra al hombro recorrieron sus patrias y las patrias vecinas, nutriéndose de la música popular, de las decenas formas de canción y de sus paisajes. Y cantaron de eso, y de las injusticias sociales, de la discriminación de los pueblos indígenas, de la negada herencia negra, de la pobreza de los campesinos y la riqueza de los patronos.

Los golpes militares y las posteriores dictaduras de los años setentas los hallaron así, cantando y luchando. Uno, sufrió el exilio, el otro fue una de las miles de víctimas mortales.

En este episodio de Latido América recordamos a los cantores Jorge Cafrune y Patricio Manns, a 80 años de sus nacimientos.

 

Setlist

  • Zamba de un cantor. Jorge Cafrune
  • Vidala de la copla. Voces del Huayra
  • Yo soy el dueño de todo. Jorge Cafrune
  • Peoncito del mandiocal. Jorge Cafrune y Marito
  • Bandido. Patricio Manns
  • Canto esclavo. Patricio Manns
  • No puedes volver atrás. Víctor Jara
  • No puedes volver atrás. Patricio Manns
  • Ki Chororo. Mercedes Sosa
  • Ki Chororro. Jorge Cafrune
  • Cuando me acuerdo de mi país.
  • América novia mía. Inti Illimani y Patricio Manns
  • Orejano. Jorge Cafrune
  • Zamba de mi esperanza. Jorge Cafrune
  • Arriba en la cordillera. Patricio Manns
Randall Zúñiga — Es periodista, cronista y poeta, aunque él no lo reconoce. Se le puede leer en revistas de arquitectura y diseño por aquí y por allá y periódicos de vez en cuando. Es programador de Radio Nacional de Costa Rica y conduce y produce el programa Latido América, que se transmite en Radio Nacional, Radio U y Radio870UCR. De él, nos dice: "Tenía un gato que se llamaba Fausto y ahora solo me queda el astigmatismo, la miopía, una colección de LPs y el gusto de desvelarme viendo llover en Coronado".