Imagen de Anónimo

Login


Festival Siembra y Lucha 2013: Lo bueno y lo malo

Fueron 3 días de buena música, algo poco usual en nuestras tierras.

A menudo pensamos en lo que sería un gran festival en suelo nacional al mejor estilo europeo y la frase que se nos viene a la mente es “solo en sueños”... esto ha llevado a muchos al ahorro masivo con tal de viajar y vivir esa experiencia única de ver a un buen número de artistas musicales en 2 o 3 días seguidos.

Es cierto que en Costa Rica ya hemos tenido el famoso Festival Imperial  pero no es precisamente lo mío —si bien asistí a uno y salí más que satisfecho—. Como buen amante del metal fue la propuesta del Festival Siembra y Lucha la que realmente me emocionó: 3 días internado en una montaña con más de 20 bandas de metal ¡una experiencia que definitivamente quería vivir!

¿Qué legado me dejó el evento una vez que regresé a casa? Trataré de ponerlo en palabras para ustedes.

No todo lo que brilla es metal

El festival inició el viernes 6 de diciembre en la histórica e icónica finca La Lucha con un panorama de duda y desconfianza. Algunos (los más optimistas, como siempre) nos emocionamos conforme iban llegando al país la bandas, convencidos de que al final todo saldría tan bien como lo deseábamos. Sin embargo, el fin de semana probó ser agridulce, nada es perfecto en esta vida y el Siembra y Lucha no pasó la prueba con tan buena nota como lo habríamos querido.

Un lugar mágico... una entrada complicada

La Lucha es un lugar hermoso, es perfecto para un evento de este tipo (dejando de lado el clima) pero no es para nada accesible. Desde San José son aproximadamente 2 horas de viaje en automóvil por un camino complicado y sin ninguna señalización. La entrada a la finca no tenía rótulo alguno que le indicara al público que finalmente había llegado al ansiado festival... y eso que una vez adentro el alegrón fue de burro: todavía faltaban 7 kilómetros cuesta abajo y cuesta arriba, atravesando curvas escasamente iluminadas que dan a varios acantilados.

Los que no iban al volante mataron ansiedad durante ese trayecto final revisando el prometido bolso de productos patrocinadores que se conviertiera en otro alegrón de burro pues solo contenía 4 pequeños recuerdos (disponible para quienes compraron la entrada de 3 días y tuvieron la suerte de poder reclamar el paquete) hasta que todos topamos con otra noticia inesperada: ¡va parqueando la nave y preparándose para trolear!

El problema con la caminada no se reduce a que sean dos kilómetros cuesta arriba, también resultaba un contratiempo jodido para quienes viajaron en bus pues tuvieron que esperar entre 3 y 5 horas... y si eran de Alajuela o Heredia pues suerte con eso y feliz día de los inocentes porque el viernes los buses nunca llegaron. 

Procuren imaginarse ese camino a las dos de la mañana, temblando de frío, iluminando el camino con la pila que le quedara al celular (si le quedaba) en busca de transporte para regresar a sus hogares o lugar de hospedaje (si lograron alquilar algo cercano). Desconozco como fue la odisea para los hermanos centroamericanos pero por los comentarios que pude escuchar no fue nada grato.

La zona de conciertos

Encontramos un par de bares y varias zonas de comidas y bebidas y a precios muy accesibles. Lamentablemente conforme pasaban los días el menú se reducía considerablemente (los vegetarianos no tenían más opción que papas fritas). Eso sí las bebidas nunca faltaron y con licor en abundancia no hay tico que se queje.

Otro asunto de gran importancia eran los baños. Son 3 días internados y con muchos acampando es lógico que se esperen las facilidades del caso para evitar contratiempos y congojas. Encontramos dos baños en cada bar (en uno de los baños no se podía cerrar la puerta y el otro no lo limpiaban) además de unas cabinas sanitarias portátiles que resultaron toda una penitencia: cuando no estaban cerradas había personal de la producción solicitando un brazalete negro que por 1.500 colones permitía el uso de los baños... el propio personal no sabía indicar dónde se podía adquirir el brazalete ni explicar porqué incluso pagando ese rubro los baños estaban tan sucios.

La música

A pesar de que la música fue el evidente punto alto del fin de semana sí resultó lamentable la cantidad de atrasos, los tiempos de espera entre cada banda, la falta de un horario oficial y los reacomodos de grupos que en la mayoría de los casos afectaron a los artistas costarricenses. 

El viernes se atrasó el arranque y debido a esto se le recortó el setlist a artistas como Ripper Owens y Saurom mientras que los nacionales de Kronos y Advent of Bedlam fueron trasladados para el día sábado. Suffocation por su parte, enfrentó tremendos fallos de sonido.

El sábado nuevamente se atrasaron, Warcry duró un buen rato en su prueba de sonido (era la banda encargada de cerrar dicho día y realizaban prueba de sonido en horas de la mañana)... luego, cuando Grecco iba a tocar se le indicó que solo podían interpretar 2 canciones (ver comunicado al respecto), los salvadoreños de Virginia Clemm no participaron por problemas con la organización (ver comunicado al respecto) y Korpiklaani no tocó por un problema con uno de los instrumentos (el acordeón quedó olvidado en Francia y llegaba el domingo por lo que pasaron a la banda para el día siguiente). A todo esto sumemos que a Overkill no se le permitió brindar el encore y no ofrecieron M&G.

El domingo el gran ausente fue Kraken, los colombianos se encontraban en el país desde el día viernes (Elkin Ramirez incluso tuvo una participación en una canción de Gillman) pero algo sucedió y no se presentaron. Cuando consulté al respecto vía Facebook ¡me banearon!!

Aclaro que mis comentarios se limitaron a indicar que fue lamentable lo que le hicieron a Grecco y a pedir explicaciones en torno a la ausencia de Kraken. Dejé mis consultas y observaciones con todo el respeto del caso y con palabras bien seleccionadas, sin insultos, pero el manager del Facebook oficial del evento me vio como una amenaza; solo permiten alabanzas y no reclamos con bases bien justificadas...

Eventualmente pude hacerle la pregunta a una muchacha muy simpática cercana a la organización y la respuesta fue que Kraken había olvidado los instrumentos (¿en serio esperan que me crea que una banda que tenía 3 días en el país olvido los instrumentos?)...

Para este día el tiempo entre cada banda fue todavía peor, antes de Tristania fueron hora y veinte minutos de larga espera durante la cual al menos yo estaba harto de la música de fondo. Pagué mi boleto para disfrutar de un festival en el cual espero ver a cada banda tocando un tiempo prudencial y no solo 2 o 6 canciones (en un festival el cambio entre bandas se hace a doble tarima con escasos minutos entre una y otra, o bien con un tiempo moderado en el caso de que solo se cuente con una única tarima). No es posible que mientras una banda toca escasas 5 canciones nos tengamos que tirar hora y media de música de fondo o un largo silencio mientras deciden qué hacer.

Por último: me disculparán muchos pero la producción no tiene respeto por su público, en ningún momento subió algún encargado a dar el anuncio del cambio de Korpiklaani o la no presentación de Kraken (por poner 2 ejemplos). Al señor Eddie Trunk tenía entendido lo trajeron como anfitrión y perdón pero presentar 4 bandas no es ser un anfitrión… Curioso que tuvieran presupuesto para pagarle unas vacaciones al señor Trunk pero no para darle transporte a una banda centroamericana que se quedó botada en El Salvador.

La otra cara de la moneda

Sería muy injusto de mi parte ver solo el lado negativo, hay muchas cosas que rescatar en el Festival Siembra y Lucha y es que contra todos los pronósticos, la falta de experiencia y cuanto problema en producción ya descrito el festival sí se llevó a cabo y musicalmente cumplió su objetivo de brindar una experiencia única en la región.

Muchas bandas dieron un gran concierto y sin importar el género muchos disfrutaron de conocer nuevas propuestas. En lo particular no conocía de Alestorm y me gustó bastante, participaciones sorpresa como la ya mencionada de Elkin Ramirez (Kraken) con Gillman (que lamentablemente no pude ver por llegar tarde) y la de Mariangela Demurtas (Tristania) con Orphaned Land son cosas que gustan y le dan un valor agregado a las presentaciones. Ni que decir de los M&G, muchos lograron conocer a sus artistas favoritos y quienes no contaban con el dinero para pagarlo tuvieron algunas oportunidades, ver a los señores de Sanctuary (por poner un ejemplo) entre el público fue otra alegría para muchos.

El sonido si bien es cierto tuvo grandes fallos en algunas presentaciones, a nivel general fue bueno, no fue lo mejor pero tampoco lo peor y la calidad de las bandas opacó frecuentemente esos pequeños fallos. Al final era cuestión de buscar una buena posición para poder disfrutar de un buen sonido.

Otra cosa muy importante a rescatar es la belleza del lugar, La Lucha es un lugar muy lindo y agradable para un evento de este tipo. Es frío sí, pero eso se puede solucionar con abrigo y una pronta adaptación al clima. Otro punto alto es que muchas personas del personal de ventas eran vecinos de la zona, aspecto digno de celebrar pues es primordial que exista la aprobación de los vecinos para que tengamos un festival de este tipo cada año y mejor aun si esto trae beneficios como la limpieza del río Tarrazú (como se prometió al organizar el festival).

Un tema cuestionado con frecuencia en este tipo de eventos es la seguridad. Siempre hay algún inconveniente, ya sea pleitos, robos o abuso de autoridad por parte de la empresa encargada. Para este festival no existía seguridad privada y pocos policías se dieron la vuelta por el recinto como para supervisar que no existiera nada extraño (no vi que molestaran a nadie). En lugar de personal de seguridad se contó con personal de apoyo al estilo de guías para informar a la gente y requisar (no vi abuso en esto, era algo rutinario y para evitar que se ingresara con objetos no permitidos). Estos agentes también evitaron el ingreso de comidas a la zona de concierto, esto me pareció excelente ya que al final del día la única basura en la cancha frente a la tarima eran latas y envases plásticos de las bebidas, material reciclable y fácil de recoger. Se ofreció además una buena cantidad de basureros que nunca vi llegaran a llenarse por completo. Muy bien por eso.

El anhelo: que se repita. El reto: que se mejore.

En resumidas cuentas el Siembra y Lucha es una excelente idea, sería increíble si lo tuviéramos cada año, hay muchas cosas que mejorar y esperemos que la productora acepte su responsabilidad y tenga un genuino interés en aprender y creer. La intención de nuestras reseñas es siempre ofrecer una crítica constructiva, aún y cuando los puntos negativos dejen percibir un sincero malestar, en buena medida motivado porque la impresión que me quedó a mí y a muchos de que la productora no quiso hacerse responsable de sus errores y por el contrario procuró ocultarlos en todo momento... otro punto a corregir.

Esteban Sánchez Acosta — De día es Ingeniero, de noche está brincando en algún concierto de dudosa procedencia o clavado en redes sociales. Le gusta el fútbol, es rossonero de corazón y ama el rock y el metal. Desearía tener un dragón como mascota pero como no es posible los colecciona en tarjetas.

4 comentarios

Mae, los 2 grandes pecados de ese festival fueron una sola tarima, y según escuché, el español que tuvieron por Stage Manager.

Además de la desconfianza que brindó la organización, y yo, personalmente hubiese comprado la entrada ahí mismo.

Incluso lo pensé sobre ir el sábado, pero el desmadre con el transporte me quitó todas las ganas.

Imagen de Avatos
Desconectado
Empezó: 6 Nov 2008
Karma: 1112

Pues en general bastante acertado todo lo dicho. De mi parte yo fui un único día el sábado. Llegué a eso de las 5 de la tarde y fui en carro lo cual fue una gran ventaja porqué el acesso no se nos dificultó, más aún porqué nos tocó parquear bastante arriba. 

Respecto al lugar como bien lo dice esteban es hermoso si se obvia el acceso, es el lugar ideal para estos eventos, que lugar más genial, el tiempo es caluroso en la mañana y frio en la tarde noche, pero es bellísimo.

Respecto a la comida pues habían varias opciones y como todos hemos estado de acuerdo en que estaba barata y rica, había mucha demanda y pues es entendible que se acabaran cosas, pero nunca hizo falta, de mi parte lo que comí me pareció bastante sabroso y a un precio razonable.

Las bebidas, birra infaltable, a precio razonable, tragos de todo tipo de licor, baratos tambien, fácil acceso, nunca hubo filas.

Sobre los baños pues a uno como hombre se le facilita más la situación y si usted esta en medio de la montaña, una orinada se la pega en cualquier lado, pero si se cobraba 1500 con derecho a usarlo los 3 días.

Respecto al sonido a mi me pareció bastante bueno, para arriba de lo aceptable, como punto negro como ya se mencionó, tener que esperar tanto, definitivamente se debe corregir.

 

Quejas: El tiempo de espera, de mi parte creo que solo sería eso, sobre los problemas que hubo con las bandas pues solo me enteré lo de Korpiklaan, y pues si estuvo mal hecho, más si hubo gente que solo fue por ellos el sábado. Sobre los buses también escuché.

En definitiva hay varios aspectos a mejorar,  esperemos una segunda edición, con correcciones para mejorar, para que este festival empiece a crecer y cada vez sea más reconocido....no dudaría en volver a la lucha.

De mi parte por lo que yo viví y porqué afortunadamente no tuve tantos problemas doy un 8/10

 

 

Imagen de kmbruce
Desconectado
Empezó: 10 Nov 2009
Karma: 1018

Que artículo mas bien jalado. 

Respecto al evento no pude ir, pero escuché dos opiniones diametralmente opuestas: las de los asistentes y las de los músicos (indiferentemente de que fueran nacionales o no). Los asistentes quedaron encantados, los músicos muy molestos, desde Ripper hasta los maes de Overkill.

Lo que espero, y que ojalá los organizadores del evento tengan cerebro como para asimilarlo, es que el evento es una buena iniciativa por todas las razones mencionadas, que se puede arreglar absolutamente todo lo que salió mal en esta edición y que también piensen que un festival bien hecho jala mas y mas gente. Cualquier tipo de empresa se va al excusado si tienen malas relaciones con el cliente (como eso de no contestar dudas de los asistentes al evento o bannear gente por  hacer preguntas válidas),  y con la gente que trabaja para ellos (los músicos). Esas dos cosas son lo que pienso que deberían corregir primero, mas allá de buscar bandas internacionales si quiera, que no piensen que le están haciendo un favor ni a los cholos ni a los músicos. 

 

Imagen de Atila
Desconectado
Empezó: 4 Sep 2008
Karma: 61

muy completa la reseña de lo acontecido, yo tampoco pude assistir y me dolio mucho por korpliklanni & tristania mas que todo, orphanland tambien en la tira y estaba interesdo en alestorm, pero bueno.

el festival continuo y se realizo... se le aplaude a la organizacion, pero siguieron pecando y cometiendo errores que ojala no traiga mayores consecuencias en cuanto a las relaciones con las bandas y las ganas de volver o mal recomendar al pais por dichos sucesos con los musicos y los assistentes.

bien demarcados estan los fallos a corregir ya que dan a entender que volveran hacerlo el proximo año, se lavaron la cara pero tampoco salieron cagados de risa segun lo que me contaron mas lo compartido en el foro, ojala sea maduros  sepan reconocer sus fallos asi como les gusta que les reconozcan los aciertos y trabajen más a fondo en esos detalles, pero que mal el trato que les dieron a ciertas bandas, eso no se pasa por alto...

Imagen de lacuna_soul
Desconectado
Empezó: 24 Abr 2009
Karma: 879