Imagen de Anónimo

Login


Carta a persona importante

Cuando tenía tu edad, que tampoco fue hace tanto, no sabía que quería escribir.

Estaba trabajando en un sportbook, ganaba cinco dólares la hora y me sentía el triunfo más grande en la historia evolutiva de la especie, incapaz de ver que estaba desperdiciando mi vida.

Eso fue hace ocho, siete años. Dentro de siete, ocho años, probablemente estaré desperdiciando mi vida, sin saberlo. Ahora mismo es muy probable que esté desperdiciando mi vida, aunque yo no lo sepa. El punto es que, cuando yo tenía tu edad, no lo tenía nada claro. No sabía qué quería porque, para empezar, no sabía que había que querer algo.

Me tomó mucho tiempo y muchas decisiones incorrectas darme cuenta de que me gusta escribir, de que tengo alguna facilidad para hacerlo y que, bien visto, tal vez no me molestaría dedicarle mi vida a ello. Tal vez no me molestaría estar escribiendo dentro de siete, ocho años.

Puede que eso no haya sido malo. Me refiero a haberme tomado mi tiempo para descubrir lo que quería hacer. No lo hice cuando se suponía que debía hacerlo, a los 18 años, ansioso por dar el salto de un sistema cajonero de aprendizaje a un sistema cajonero de aprendizaje con cédula. Pasé por esos sistemas y, luego de mucho tiempo y mucho sufrimiento, los abandoné. No digo que esa haya sido una decisión buena, pero fue la que tomé. De hecho, estoy seguro de que no hubiera descubierto que quería escribir si antes no hubiera pasado por los cajones.

Entonces eso, que tal vez no fue malo tomarme mi tiempo. Vos sabés que pienso que uno tiene que fallar. Es parte de la vida; si no fallás, es como si aprendieras a caminar antes de gatear: en algún momento la vida te va a cobrar factura, te hará falta. Es parte del desarrollo, del crecimiento de uno como ser humano.

Pero también creo que es indispensable buscar 'eso'. It. No le llamaría un talento, tampoco gusto ni hobby. Es 'eso'. Eso con lo que hacés click. Eso que te hace sentir vivo, que te lleva a otra parte y, al mismo tiempo, te hace sentir más aquí que nunca: más consciente de lo que te rodea, más sensible hacia los demás. Más viva.

Hace unas semanas, hablaba con una compañera sobre las vocaciones. Sobre cómo la gente parece escoger algo a lo cual dedicarse, en lugar de escoger quién ser. Es como si uno comprara un disfraz que se pone, de 8 a 5, de lunes a viernes, para pretender ser alguien que uno no es, esperando que llegue el final de la jornada para quitarse la máscara y hacer todo lo que no puede hacer de 8 a 5.

Cuando yo tenía tu edad, ni siquiera sabía que había que buscar. Estaba perdido, aunque yo no lo supiera. Me costó mucho tiempo encontrarlo. Encontrar quién quiero ser. No creo que alguna vez vaya a encontrar una respuesta definitiva -y, de hecho, espero nunca hacerlo; espero seguir buscando siempre-, pero al menos sé en qué dirección quiero buscar. 

Ayer, en Game of Thrones, Littlefinger soltó una frase que me pareció de las más geniales que haya escuchado en televisión. "Don't worry about your death. Worry about your life".

Cuando uno se preocupa por lo que no está haciendo, por los fracasos, por lo que hacen los demás y uno deja de hacer, se está preocupando por la muerte. Eso es todo. Nos preocupamos por pensar que a la vuelta de la esquina nos espera la parca y se nos acaba el tiempo, que no hay vuelta atrás, que dejamos tanto sin hacer y no hay forma de evitar el final.

No te preocupés, entonces, por lo que no has hecho. Por lo que hacen quienes te rodean y vos no. Solo hacé las cosas. Sean las que sean. Hacelas y hacelas bien. "Make good art". Eso es lo que dijo Neil Gaiman. Está ahí, en tus manos. El arte está esperando que vos lo hagás suceder. Make good art.

No te preocupés por lo que no has hecho.

Preocupate por lo que hacés.

No preocupés por tu muerte.

Preocupate por tu vida.

Danny Brenes — escribe, lee y bebe coca-cola.
2066 lecturas

Ojalá la persona importante siga el consejo, porque es un consejo importante...Importante debería ser un apellido.  Así todo quedaría entre familia.

 

Imagen de Enrique Coen
Desconectado
Empezó: 16 Sep 2013
Karma: 454

Littlefinger da ese sabio consejo sin el más mínimo interés en el destino del muchacho. Parte de la riqueza de las relaciones humanas es que se puede recibir aprendizaje de la gente que no tiene el mínimo interés en uno. Así es la cosa "my blue-eyed son" dijo Dylan. Disculpá el comentario tangencial. 

Imagen de gatovolo
Desconectado
Empezó: 7 Abr 2013
Karma: 58

Por ahí va la cosa: crear para sobrevivir. Y que no nos robe la vuelta el tiempo. ¿Sabés? 

Imagen de Diego Delfino
Desconectado
Empezó: 23 Ene 2008
Karma: 18155

la gente parece escoger algo a lo cual dedicarse, en lugar de escoger quién ser

fack! Smile eso seria...

Imagen de demongeb
Desconectado
Empezó: 4 Mar 2009
Karma: 193